El origen del deporte femenino en España

‘El origen del deporte femenino en España’ es un libro gordo. Como el de Petete. De esos que pones encima de una hoja arrugada para recuperar su compostura. Es un pedazo de tocho. Casi 900 páginas hacen que su transporte sea a prueba de lumbagos. Suponemos que a Jorge García García, su autor, le habrá costado sus ahorros en tintas de bolígrafo escribir este extenso paso por las primeras heroínas del deporte en España.

Perdonen las gracias del primer párrafo. El volumen de la publicación quizá sea lo primero que sorprenda al recibir por correo el encargo de esta imprescindible publicación. No es para menos. Había muchas cosas que contar. Había que destapar las vivencias de muchas deportistas olvidadas por el paso de los tiempos. Porque en este departamento de la existencia, en la de la cultura física y el juego, también el género femenino ha sufrido el castigo del olvido y el destierro de los grandes titulares. Y es necesario recuperarlo. Y hacerlo tan bien y con tanta paciencia como lo ha hecho Jorge.

Aquellos que estudiamos los primeros pasos de nuestros deportistas nos hemos topado con la negra realidad que sufrieron estas mujeres pioneras, seguramente parte de las grandes víctimas del Franquismo. Tras luchar contra la incredulidad de aquellos hombres que dominaban la sociedad, tras hacerse un hueco por la dignidad de su género como deportistas, como estandarte del
cambio de los tiempos, de un feminismo latente y creciente, ellas se vieron relegadas a un lado, a una representación panfletaria, infantil y conservadora de su ser y libertad. Las mujeres deportistas dejaron de ser una avanzadilla de la propia defensa de su libertad a un utensilio de lo más rancio de un régimen que las utilizó bajo su yugo.
Carmen Sugrañes, en el libro de Jorge García

‘El origen del deporte femenino en España’ pesa no sólo por su número de hojas, sino también por la necesidad de poner en valor a todas estas mujeres de bandera. La copiosa recopilación de nombres propios que aparecen en esta
ilustrada obra debe servir de homenaje para ellas y de recordatorio de su legado, aquel que ahora disfrutamos en campeones aún relegadas a una segunda fila. Porque todas las campeonas de hoy no existirían sin estas luchadoras del ayer.

El trabajo del periodista Jorge García García merece un agradecimiento por su dimensión. No es la primera recopilación, pero sí complementa y amplía muchos de estos trabajos previos. Se acerca a esta historia desde los orígenes hasta el fundido a gris que supuso el Franquismo, incidiendo en las diferentes competiciones y asociaciones, el impacto en los medios que fue adquiriendo el deporte femenino o la incidencia social de la mujer en su tiempo y la conquista de libertades. Muy meritoria es la recopilación fotográfica que ha rescatado de colecciones privadas o hemerotecas.

Siendo algo críticos y alcanzando esta opinión un punto personal, quizá falte un alcance más amplio en el contexto territorial. Obviamente, los focos de desarrollo del deporte femenino fueron las de las grandes urbes, donde la pequeña burguesía pudo dedicarse a la práctica deportiva. Madrid, Barcelona y el País Vasco fueron esos puntos que acaparan la atención de la obra, faltándonos nombres propios de la realidad aragonesa. En otro apunte más ‘Muscatero’ se agradece el material gráfico y documental que se dedica a la mujer de Fernando, la atleta, remera y jugadora de baloncesto Carmen Sugrañes, aunque en su biografía se cite sólo su valor en el baloncesto, siendo más importante su desarrollo como saltadora (recordwoman nacional de longitud) y corredora. Igualmente reseñable es la presencia de Encarna Hernández, ‘La niña del gancho’, cuya vitalidad es el vivo reflejo del espíritu que impulsó a todas las mujeres que tienen cabida en este formidable libro.

Vídeo de presentación del libro «El origen del deporte femenino en España» en su canal de YouTube:

Enlace con los puntos de venta y librerías online para adquirir el libro de Jorge García

El tilín de Encarna

Encarna Hernández mantiene a sus 97 años la misma vitalidad que le hizo aventurarse a ser una pionera en el baloncesto español antes de la Guerra Civil. En 1936 consiguió el Campeonato de Cataluña en el Laietà que entrenaba Fernando Muscat, con el que la comparaban y al que veía con buenos ojos.
Hasta que un día su resistencia se quebró. No lo pudo ocultar tras insistir en la
pregunta. “Era un hombre muy apuesto. E imagínate, ¡yo era una niña de 14 años y él era mi entrenador! Claro que me hacía tilín”. Encarna Hernández desvela el secreto del romance imposible que nunca se atrevió a tener con Fernando Muscat porque “ya era novio de mi compañera Carme Sugrañes, una mujerona”. Encarna calla poco. Pero ese desvelo lo camuflaba en el silencio.
Su casa en l’Eixample de Barcelona está cerquita de lo que fue la sede del Atlas Club, su primera casa deportiva y donde conoció a su marido, y también del que fuera primer campo del Laietà. Ha convertido las paredes de su domicilio en un auténtico museo en el que guarda trozos de una existencia que deshilacha en mil historias. En un lugar de prestigio, pegada a la entrada, aparece esa imagen de mujeres posando con el primer campeonato de Cataluña. En el centro se reconoce a un serio Muscat como ‘mister’ y a una sonriente Encarnita como una pizpireta atacante. Fue en 1936, poco antes de estallar esa maldita guerra.
Primero sonaban los motores de los aviones y luego los obuses. Corríamos a
meternos en los refugios
”, lamenta esta risueña abuelita de 97 años.
Encarna Hernández fue una de las pioneras del baloncesto femenino español. Quizá no fue la primera, ni la mejor, pero es uno de los pocos testimonios vivos que quedan de esas inocentes canastas de unas aventureras. “Yo admiraba a las chicas del Club Femení. Eran tan modernas. Yo quería ser como ellas. Las admiraba. Jugar en el Laietà con la Morros, la Sugrañes… era para mí lo máximo”, insiste esta murcianica afincada en Barcelona desde la adolescencia.
Encarna siguió jugando al baloncesto en diferentes clubs junto a su hermana pequeña Maruja, incluso fue una de las entrenadoras pioneras en los grupos de Sección Femenina y se jacta de haber sido la primera mujer en tener el carné de conducir en España. Sólo se retiró para tener a su hijo, con una edad bastante avanzada para su época. “Pero mi marido era un bendito y entendió mi forma de ver las cosas. No quería tener hijos porque solo pensaba en el baloncesto, pero cuando tuve a mi niño en los brazos todo cambió”, afirma con amor maternal. 

 

Oculta durante décadas en ese papel de esposa y madre, la jugada de la que está más orgullosa, hace dos años el historiador Lluís Puyalto la rescató de ese olvido con un pequeñito reconocimiento en la Fundació del Bàsquet Català. Este acto nos permitió conocerla y descubrir en una conversación telefónica que no solo había sido ‘jugadora’ de Fernando Muscat, sino también que “a mí me comparaban mucho con él porque decían que jugábamos parecido”.
Varios han sido los encuentros con Encarna a la que le llueven ahora trofeos y agasajos. El año pasado la Federación Española de Baloncesto le tributó un homenaje al que entró de la mano de Elisa Aguilar y Amaya Valdemoro. Esa mañana de jueves, sentada en un banquillo del Museo de la FEB en Alcobendas, Encarna apuraba ese día la cañita y el plato de jabugo charlando con unos y con otros. Feliz.
Poco después fue la Federació Catalana la que le entregó un trofeo conmemorativo en un evento de mayor tamaño al primero. “Me llaman para ir a actos y torneos. Pero no hace tanto fuimos mi hermana y yo al Museo del F.C. Barcelona y al preguntar por qué no tenían nada de los equipos de baloncesto femenino en los que jugábamos, no nos pudieron dar respuesta. Nos han tenido olvidadas demasiado tiempo”, se lamenta.
Pero ese tiempo ya pasó. Ahora saborea todo lo que le rodea y disfruta con lo que le está pasando. “Tengo pensado limpiar esta habitación y colocar aquí todo lo que me están dando”, afirma harta de que su hijo no se pase a recoger los libros viejos de las estanterías. Pero su mayor premio lo tiene bien guardado hasta que aparecen las visitas. Un cuadernito de recortes y fotografías que le ha hecho una sobrina. Ella lo muestra con delicadeza y masculla por el paso del tiempo de página en página.
Esa noche David y su mujer han vuelto a visitarla como todas las semanas porque “vienen los maños”. Se han convertido casi en unos nietos que intentan echarle un cable en casa o le traen la compra, aunque a ella le no le falten las fuerzas. David Amador, vecino de toda la vida de Encarna, forma parte de un grupo de periodistas catalanes que está haciendo un documental, ‘La niña del Gancho’, sobre la historia de esta mujer libre e independiente. “Me llamaban la niña del gancho. Para hacer un buen gancho hay que tener buen gusto y elegancia”, repite Encarna como un eslogan mientras ejecuta un tiro imaginario sobre su cabeza.

 

Un documental o un libro. Otra gala u otro reconocimiento. Camisetas y trofeos. Poco importa. Quizá todo llegue demasiado tarde, cuando ya muchos faltan. Quizá este era el momento. Poco importa darle vueltas. Realmente hay que aprovechar cada segundo para escuchar en primera persona centenares de anécdotas, datos o historietas que Encarna almacena en una prodigiosa memoria. Pero ante todo una deliciosa oportunidad para mirar a unos ojos inmensos a una mujer que sigue viviendo con toda la pasión y energía esa religión de la pelota. Y nosotros rendidos a su ejemplo. Con toda admiración y cariño.